Mostrando todos los resultados 2

Show sidebar

Pintura Especial Antimoho

La pintura antimoho es una variedad de pintura que sirve para evitar la aparición y proliferación de moho en las paredes. Esta pintura es recomendable para habitaciones o viviendas en las que los problemas de humedad sean frecuentes y que necesitan de una solución práctica y sencilla para que las humedades no vuelvan a aparecer.

 

Principales propiedades de la pintura antimoho

La pintura antimoho que puedes encontrar en esta sección reúne propiedades tan interesantes tales como:

 

Propiedades anticondensación

El principal problema que está detrás de la aparición de moho y humedades es la condensación del vapor de agua en las paredes. Esto es debido a la existencia de un puente térmico que puede superarse con pintura antimoho que actúe como capa aislante respecto al exterior.

 

Transpirable e impermeable

Esta pintura reúne dos funcionalidades que a priori parecen incompatibles: transpirabilidad e impermeabilidad. La transpirabilidad permite la evaporación del agua evitando su condensación en las paredes y favoreciendo su eliminación. A la vez, la pintura favorece la impermeabilidad evitando que la humedad del exterior penetre hasta la parte visible de la pared. La pintura antimoho actúa como una barrera impermeable y muy efectiva.

 

Nivel de adherencia máximo

Esta pintura muestra un nivel de adherencia muy elevado a la pared. Esta cualidad es esencial, puesto que ni un nivel de humedad elevado provocará que la pintura se desprenda o cree desconchados en la pared. Una fijación total para crear una película adherente sobre la pared.

 

Propiedades termoaislantes

Este tipo de pinturas contra el moho también cuentan con propiedades termoaislantes. Esto ayuda a aislar la temperatura de la habitación del exterior evitando el frío que suele traspasar gracias al moho y las humedades. El resultado, un ambiente mucho más confortable en el interior de la vivienda.

 

Cómo aplicar la pintura antimoho

Para aplicar de forma correcta una pintura antimoho es necesario seguir unas pautas muy sencillas, como son las siguientes:

 

1. Limpiar la superficie afectada por el moho

La zona afectada por el moho y la humedad debe limpiarse previamente usando lejía, amoniaco u otros desinfectantes similares para acabar con el moho. Existen diferentes especies de moho pero todas ellas mueren con una buena dosis de lejía que deje la superficie totalmente desinfectada.

2. Dejar secar la pared

Tras dejar la superficie afectada limpia y desinfectada es necesario esperar a que se seque antes de aplicar la pintura antimoho. Lo recomendable es esperar unas 6 horas para asegurarnos de que ya se encuentra totalmente seca. De esta forma podemos aprovechar al máximo las propiedades de la pintura y evitamos problemas que puedan surgir durante la aplicación.

3. Aplica la Pintura Antimoho

El último paso consiste en aplicar nuestra pintura antimoho por la superficie de la pared. La pintura se puede aplicar con rodillo o con brochas y pueden ser necesarias 2 o 3 manos de pinturas para alcanzar el espesor adecuado en la pared. A mayor espesor, mayor nivel de protección.

 

Si la superficie no es muy porosa se recomienda verter un poco de agua en la primera mano para favorecer la fijación. Si se va a usar para interiores o exteriores con 1 litro de pintura por metro cuadrado es suficiente. Si la usamos para cubiertas o tejados es recomendable aplicar 2 litros por metro cuadrado.

 

Cómo prevenir la aparición de moho

Una vez aplicada la pintura antimoho en la vivienda hemos conseguido un hogar mucho más saludable y agradable y con una mejor calidad del aire. Pero debemos tomar algunas medidas para prevenir que el moho vuelva a aparecer en otra ocasión en el futuro. Las medidas más útiles pasan por:

 

Ventilar las habitaciones

En aquellas áreas o habitaciones de la vivienda donde suele aparecer el moho hay que ventilar con mayor frecuencia. El aire estancado absorbe la humedad y la acumula en la pared y puede volver a generar moho. Para evitarlo tan solo hay que ventilar la habitación abriendo las ventanas 10 o 15 minutos al día para que se regenere el aire y baje los niveles de humedad.

 

Aislamiento térmico

Para evitar la aparición de moho y humedades puede ser de gran ayuda el aislamiento térmico. Viviendas antiguas y no tan antiguas presentan problemas de aislamiento térmico que provocan que el frío atraviese las paredes y que ese mismo aire adhiera su humedad a las paredes. Existen mecanismos de aislamiento térmico que contribuirán junto a la pintura antimoho a hacer desaparecer el moho para siempre.

 

No poner la calefacción muy alta

La calefacción y los radiadores a temperatura muy elevada durante muchas semanas consecutivas pueden provocar el temido efecto de la condensación de humedad en las paredes. Esto se debe a la diferencia entre la temperatura del interior de la vivienda (cálida) con la temperatura del exterior (fría).