Mostrando todos los resultados 2

Show sidebar

Pintura para fachadas y muros exteriores

 

Las fachadas de viviendas y edificios son la primera barrera protectora de la edificación, pero también es la cara más visible de la misma. Pintar la fachada es algo que debemos hacer con cierta frecuencia para mantener un aspecto cuidado y atractivo, pero para ello hay que elegir una buena pintura para fachadas para que el resultado sea duradero y de máxima calidad.

 

Las opciones de pintura exterior son cada vez más numerosas. Marcas y fabricantes intentan innovar y diseñar nuevos tipos de pintura que se adapten a las necesidades de las viviendas actuales y que ofrezcan una mayor resistencia y protección de la fachada.

 

¿Qué tipos de pintura para fachadas existen?

 

En el mercado podrás encontrar multitud de variantes de pinturas de fachadas, pero los tipos de pintura más importantes y que suponen más del 90% del total del mercado son los siguientes.

 

Pintura de fachadas acrílica

La pintura de fachadas acrílica es la más recomendable para aplicar sobre fachadas en buen estado. Es un tipo de pintura económica y muy fácil de aplicar. Al ser acrílica su base es de agua, así que con el tiempo puede deteriorarse si se producen cambios intensos de temperaturas apareciendo grietas. Es una pintura con capacidad impermeable sobre la superficie.

 

Pintura de fachadas al silicato

Esta pintura no es impermeable pero sí es más transpirable que otros tipos. Es una variedad que suele utilizarse al restaurar edificios con una carga histórica o con cierta antigüedad. Tiene una base de silicato de potasio, un mineral. Su resistencia frente a la suciedad no es muy elevada.

 

Pintura hidropliolite para fachadas

Esta pintura es acrílica pero incluye en su formulación unas resinas muy particulares que hacen que sea transpirable a la vez que impermeable, algo muy complejo de conseguir. Esta pintura es muy versátil y se puede utilizar sobre cualquier fachada o soporte.

 

Pintura al siloxano para fachadas

La pintura al siloxano es la más recomendable para fachadas y viviendas ubicadas en zonas con clima extremo. Al estar formulada con resina de silicona es una pintura que no se agrieta ni con las contracciones ni con las dilataciones que los cambios extremos de temperatura puedan ocasionar. Además es un tipo de pintura transpirable y con capacidad repelente del moho, la contaminación y el agua. Una de las pinturas más resistentes del mercado.

 

¿Qué tener en cuenta al comprar una pintura para fachadas?

Las pinturas para fachadas tienen una serie de cualidades que deben analizarse antes de elegir la más apropiada para tu hogar. Estas cualidades son:

 

Durabilidad de la pintura exterior

La durabilidad es el tiempo máximo en el que la pintura se mantiene en perfecto estado a la intemperie. Es un dato que se puede comprobar en el envase de la pintura y puede oscilar entre 1 y 15 años, aunque algunas con una durabilidad aún mayor.

 

Lavabilidad de la pintura exterior

Es la capacidad de la pintura de ser lavada en húmedo con frotación incluida. Puede ser de Tipo 1, la menos resistente al lavado; o de Tipo 2, la más resistente. También se puede clasificar por Clases de la 1 a la 5, de mayor a menor resistencia.

 

Cubrición de la pintura exterior

Es la capacidad que tiene la pintura de cubrir la pared sobre la que se aplica. A mayor poder de cubrición menos manos de pintura serán necesarias para finalizar la tarea. Es una escala que va de 1 a 5, de menor a mayor poder de cubrición.

 

Permeabilidad al vapor de la pintura exterior

Hay algunas pinturas de fachadas que dejan pasar el vapor a través de la pared evitando que se formen humedades por condensación del vapor. Son pinturas transpirables aun siendo impermeables. Es una cualidad que debe consultarse en el envase.

 

Permeabilidad al agua de la pintura exterior

Es la resistencia de la pintura frente al paso del agua a través de la misma. Suele medirse en una escala de 1 a 5, de menor o mayor permeabilidad.

 

Cómo pintar una fachada o muro exterior paso a paso

Ahora que ya sabes todo sobre cómo elegir una pintura para fachadas, tan solo te queda saber cómo pintar tu fachada paso a paso:

 

Paso 1

Cubrir los desconchones que tenga la pared haciendo uso de una espátula con la que aplicar la pasta. Es un paso elemental en fachadas que tengan desconchados, grietas o daños. Si no es tu caso, puedes saltarte este paso.

 

Paso 2

Dejar secar los desconchados cubiertos y luego lijar para igualar la superficie con el resto de la fachada evitando antiestéticas prominencias. A continuación retiras el polvo y dejas la fachada lista para pintar.

 

Paso 3

Proteger ventanas, rejas, puertas o el suelo para no mancharlos de pintura. Coger la pintura y un rodillo y aplicar de arriba abajo sobre la fachada en pasadas verticales y ordenadas para cubrir toda la superficie. Si hay rincones donde no llega el rodillo, hacer uso de pinceles o pequeñas brochas.